La cláusula de vencimiento anticipado por impago de una cuota: su vinculación con la categoría del miedo o temor al incumplimiento

Este artículo analiza la, ya reiterada, declaración de validez de las cláusulas de vencimiento anticipado ante un solo impago por parte del Tribunal Supremo, que ha tenido su última manifestación en la sentencia de 16 de diciembre de 2009.

Ese análisis parte de una singular perspectiva: rastreando nuestro Derecho para detectar aquellos casos en los que, incluso sin necesidad de pacto que así lo autorice, un acreedor puede suspender o resolver un contrato por temor al incumplimiento.

I. LA SENTENCIA DE 16 DE DICIEMBRE DE 2009:

esde el momento mismo de la publicación de la STS de 16 de diciembre de 2009 (LA LEY 273170/2009), resolviendo el procedimiento derivado del ejercicio de la acción de cesación en relación con ciertas cláusulas predispuestas por algunas entidades financieras, han aparecido numerosas opiniones valorativas sobre su acierto o desacierto.

Desde luego, la intensidad del debate se comprende, considerando que el contrato de préstamo hipotecario afecta a buena parte de la población española, y el elevado número de cláusulas que eran discutidas en el procedimiento. No obstante, desde un punto de vista estrictamente jurídico, la magnitud de la controversia no deja de ser llamativa, pues nuestro Alto Tribunal se había ya pronunciado (en ocasiones, de modo reiterado) acerca de buena parte de las cláusulas que eran objeto del debate

.
Por nuestra parte, de entre todas esas cláusulas nos limitaremos a una de las que más literatura jurídica ha generado: las que otorgan a la entidad financiera la facultad de vencimiento anticipado por el impago de una sola cuota del préstamo.

La sentencia reseñada dedica a esta previsión contractual su fundamento de derecho décimo, en el que declara su licitud al amparo del art. 1255 Código Civil (en adelante, CC): cabiendo el vencimiento anticipado siempre que se funde en una justa causa, el impago de una cuota del préstamo puede subsumirse en esa categoría. Dice la sentencia, ciertamente sin ningún alarde argumentativo: «El motivo se desestima porque, sin necesidad de tener que analizar las diversas eventualidades jurídicas a que se refiere el recurso, sucede que la doctrina jurisprudencial más reciente ha declarado con base en el art. 1255 CC la validez de las cláusulas de vencimiento anticipado en los préstamos cuando concurra justa causa —verdadera y manifiesta de las obligaciones de carácter esencial, como puede ser el incumplimiento por el prestatario de la obligación de abono de las cuotas de amortización del préstamo—».

Descargar artículo completo en PDF