El artículo 1324 del Código Civil: dudas y reflexiones

A raíz del análisis de la doctrina y jurisprudencia existentes entorno la confesión de privaticidad recogida en el art. 1324 del Código Civil, el autor pone de relieve las principales dudas y contradicciones existentes, particularmente en relación con la discutida naturaleza de tal confesión, sus efectos y su errático reflejo registral.

 

1. INTRODUCCIÓN:

Han pasado ya 25 años desde la introducción, por medio de la Ley 11/1981, de 13 de mayo (LA LEY 1014/1981), de la actual redacción del art. 1324 del Código Civil (LA LEY 1/1889) (CC), que dispone:

Para probar entre cónyuges que determinados bienes son propios de uno de ellos, será bastante la confesión del otro, pero tal confesión por sí sola no perjudicará a los herederos forzosos del confesante, ni a los acreedores, sean de la comunidad o de cada uno de los cónyuges“.

Este precepto consagra, en el seno de la sociedad de gananciales, la conocida como confesión de privaticidad, cuya admisión había encontrado como principales obstáculos el anterior principio de inmutabilidad del régimen económico matrimonial, la también anteriormente vigente prohibición de contratar entre cónyuges y el temor de que, mediante esta confesión,s e causase perjuicio a los derechos de terceras personas.

En la actualidad, tras la dimisión de la mutabilidad del régimen económico matrimonial (Ley 14/1975, de 2 de mayo (LA LEY 696/1975)) y de la posibilidad e que los cónyuges celebren entre sí toda clase de contratos (Ley 11/1981, de 13 de mayo (LA LEY 1014/1981)), la confesión de privaticidad ha sido también expresamente reconocida en nuestro Derecho, si bien con la cautela de que la misma, por sí sola, no perjudicará a los legitimarios del confesante ni a los acreedores, sean de la comunidad o de cada uno de los cónyuges.

El propósito del presente artículo es detectar los principales problemas planteados acerca de esta figura, así como recoger la doctrina más relevante recaída al respecto y poner de manifiesto algunas de las incongruencias en que aquella incurre.

 

 

Ver artículo completo en PDF