Acerca de la posibilidad de impugnación de la desheredación por subrogación

El artículo trata de una cuestión muy específica: si la posibilidad subrogatoria contemplada en el art. 1111 CC es o no aplicable a la acción de impugnación de la desheredación, debate no sistemáticamente expuesto con anterioridad y sobre el que se cierne la tentación de diferenciar según se considere aquella acción personal o patrimonial.

 

I. LA INDEMNIZACIÓN DE DAÑOS EN GENERAL: LA FALACIA DE SU RIGUROSA ACREDITACIÓN:

Este artículo no puede iniciarse sin una observación que justifica, en buena medida, el origen de la duda que será en él analizada; dicha observación es la siguiente: en la regulación de la desheredación —arts. 848 a 857 del Código Civil (CC)— se guarda total silencio acerca de la posibilidad de que su impugnación pueda ser llevada a cabo, mediante la vía contemplada en el art. 1111 CC, a instancia de los acreedores del desheredado. Lejos de ello, en dicha regulación únicamente se menciona, como legitimado para poner en duda la certeza de la causa de desheredación, a quien se ha visto privado de la legítima.

No obstante, considero que es meridianamente claro que de ese silencio en absoluto puede concluirse que la vía subrogatoria se halle proscrita para la finalidad indicada. Más bien, parece que el legislador jamás se planteó la posibilidad de que los acreedores del desheredado pudieran atacar la causa de desheredación, o entendió que la regulación de la desheredación no constituye la sede apropiada para dar respuesta a semejante dilema. Parece innecesario decir que esta segunda posibilidad se presenta mucho más coherente con el entendimiento integrado del ordenamiento jurídico, concepción que encuentra base en una interpretación amplia de la referencia al «contexto» contenida, al tratar de la interpretación de las normas, en el art. 3 CC.

Descargar artículo completo en PDF